En tierra errante

Comienzo aquí a escribir la primera carta del que será un diario de a bordo útil. Útil  para mi, útil como discusión y como herramienta de ruptura del espacio y el tiempo que, creo pienso, me permitirá poder recuperar más adelante esos pensamientos antiguos y vistos como ingenuos que parecen tan obvios cuando los escribes, pero a los cuales el tamiz de la constante evolución propia, de la perpetua construcción personal, vuelve ilusos con el tiempo. Cualquier idea escrita y recuperable es capaz de hacer romper la linealidad del espacio y el tiempo, permitiendo volver a recrear sucesos (o ideas, conceptos, entelequias espaciotemporales) que ya quedaron atrás, haciendo que vuelvan a suceder y burlen de esta forma ese continuo temporal, que siempre nos alcanza, permitiendonos mirarle las espaldas.

Estas bitácoras comienzan para mi en un momento en el que tengo que abandonar la Nao en la que he estado navegando los últimos años, con un nombre tan alegórico como puede ser la Santa María (si bien es cierto que nunca he podido sentir un gran apego chovinista por ella). Esta vez he llegado a tierra pero comienzo a escribir este itinerario para documentar que he decidido explorar las indias, mezclarme y nutrirme con sus gentes.

Todavía estoy algo espeso al escribir, me cuesta, cinco años de esclavitud tecnicista me preceden y lastran algo, así que espero que se me perdonen fallos, faltas y mi nula capacidad para exponer lo que pienso.

Comienzo así un itinerario que no sé a donde me llevará, pero que estará más adelante (en un sentido uniparamétrico, reduccionista, creciente y monótono del término). Para esto espero que no duden aquellos que se presten en leerlo a recriminarme todo lo que esté haciendo mal. Prometo poner todo mi empeño, pero parto de la intuición.

PD: Que alegorico y pedante ha quedado esto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autoexposición y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to En tierra errante

  1. Bienvenido a las Indias!!

Los comentarios están cerrados.