La temporalidad autónoma ampliada

Through science and technology we will meet the aliens,
and they will be us.

Norman Spinrad, “The Neuromantics”

Un mapa nunca podrá representar la realidad a no ser que se superponiera con la ella misma y además este estaría representando poco más que una serie de actores, los estados, reconocidos como sujetos históricos aglutinadores de la soberanía desde la lejana Paz de Westfalia, una representación reduccionista y básica que obvia la individualidad, siempre real pero más vivaz en estos tiempos postmodernos. Y es que es imposible cartografiar a todas y cada una de estas personas, para ello sería necesario emplear ciertos entresijos de la psicocartografía que se escapan de nuestra capacidad y de su representabilidad por lo cambiante y enredado de los mismos; las realidades humanas traspasan las fonteras, y más aún en una época de difusas fronteras digitales (y que así sigua siendo).

El mundo ya no tiene una lectura lineal, es un mundo sobreinformado, dónde la información  es tan grande que no puede ser leido ni conocido linealmente, intentar leer la realidad unidireccionalmente es como intentar leer Rayuela de principio a fin, es una realidad espejo a la teoría de cuerdas, que esconde tras las dimensiones apreciables en el mapa nuevas dimensiones enredadas bajo formas de Calabi-Yau que no seremos capaces nunca de plasmar un mapa ni aunque aceptasemos sucesivos pliegues sobre el mismo, ya que la necesidad de comprender el espacio mismo nos obliga a mirarlo obviando varias de sus dimensiones.

Dentro de la realidad de este mapa aparecerán actores ocultos, capaces de eludir la realidad westfaliana, más allá todavía de las Zonas Temporalmente Autónomas podrémos encontrar realidades y redes, grupúsculos y movimientos temporalmente autónomos, basando parte de su fuerza en su incapacidad para ser dibujados con un mero lapicero sobre un mapa, sus fronteras actuales se desdefinen y emborronan sobre psicomapas distribuidos. Una vez creado este Movimiento Temporalmente Autónomo (MTA), un conjunto de personalidades son capaces de gestionar su entorno libre de las ficciones sociales, crear su propio entramado real, autónomo y alocalizado. Y serán temporales, porque una vez que entren a formar parte del Espectáculo, las ficciones estatistas son capaces de absorverles y tendrán que mudar a una nueva realidad temporalmente autónoma, dónde sus componentes puedan permanecer realmente autónomos a las convencionalidades devoradoras.

Y es que los MTA son fugaces y volátiles, cual escena músical underground, elitista y autoproteccionista, dificil de encontrar y no leible linealmente, que una vez sale a la luz y se extiende hace que sus miembros e integrantes pierdan su autonomía creadora, ahora ya las cassettes que felizmente grababas en tu casa pronto serán distribuidas y remezcladas subvencionadamente; has perdido la poética del underground transgresor, que habrás de buscar nuevamente. Porque aunque suene duro, Hakim Bey es capaz de negar el ideal bakuniano por el cual no podemos ser libres hasta que lo sean todos los que nos rodean, pues en antítesis de lo planteado, la verdadera autonomía llega tras la superación de esta misma idea.

Esto no implica una negación de la voluntad de libertad extendida, sino que amplifica el derecho de autonomía como única forma de conseguir esa liberación: mediante el propio esfuerzo y voluntad personal y no simplemente buscando una estructura temerosa que genere seguridad y permanencia inmovil, desarraigo en si de la independencia y acabe derivando al estatismo. Una revolución es un suceso localizado temporalmente, una vuelta más a las manillas del reloj que, precisamente, vuelve a dejar al minutero en su mismo punto de partida, por  lo tanto, si deseasemos de una vez un sistema liberado, no quedaría otra opción que la de obviar las manillas, o simplemente dejar que siga avanzando sin importarnos mapear su situación actual.

No podemos desaprovechar la oportunidad de superación ahora que, ante nosotros nos encontramos en un ahora capaz de generar una realidad sobre-ampliada, de poner en nuestras manos una mayor sensibilidad que nos permite crear MTAs donde la localización ya no es importante, los revolucionarios del pasado nos observarían cual cyborgs extraños unidos a esa herramienta distribuida, una realidad ampliada que nos permite ver más allá del plegado del mapa, rompiendo las fronteras una vez cruzadas las digitales. Actualmente las ZTAs están “ampliadas”, las nuevas estructuras potencian su utilidad y poder.

Esto lucha con algunos ejemplos vistos, o de como movimientos españoles han sacado a la luz realidades autónomas existentes en el entramado de la sociedad, han abierto las puertas de centros sociales, grupos de consumo y otras construcciones; pero una vez publicitada su realidad, se han replegado de nuevo, se han tenido que crear las nuevas estructuras autónomas, de nuevo fuera del espectáculo ya fuera de las plazas, obviando a aquellos acaparadores de la atención informativa que siguen pretendiendo modificar las estructuras del estado, base de la no autonomía misma, postura temerosa  que busca la seguridad fácil y rápida. Pero quizá captando la atención misma de nuevos individuos, futuramente autónomos, por lo que su sacrificio no conduce al vacío. La autoinmolación de un MTA puede que ayude a la creación y dispersión de otros nuevos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Itinerario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to La temporalidad autónoma ampliada

  1. Buena mirada! Lo temporal como «juego de rol» espectacular cuyo lado bueno es que permite a los jugadores verse -espectacularmente- en una vida plena alternativa

    • me dice:

      Sí, buena aproximación la idea de juego de rol, algo así como la búsqueda de la autonomía empezando por uno mismo, autoconcebite autónomo para serlo. También me resulta interesante esa idea que he planteado al final de la inmolación de las TAZ para salir de ostracismo e intentar expulsar esporas que germinen multiplicándose y reproduciéndose.

      No creais que tengo abandonado el itinerario, he estado algo liado y tal y sigo enfrascado en la lectura de Mirrorshades, a ver si lo termino y me meto en los manifiestos (que me llaman bastante la atención).

      Por cierto, David, el enlace hacia “El hombre unidimensional” de Marcuse está caido, aunque es bastánte fácil de encontrar.

Los comentarios están cerrados.