De preferencias va la cosa

Me ha costado encontrar una línea de preferencias interesante en el manifiesto que ha publicado uno de los grupos quincemayistas: Toma La Zarzuela (el porqué del nombre lo desconozco, si además no hablan en ningún momento de cuestiones regias). Detrás de un llamamiento a la “revolución social” y  una retórica un poco demasiado de principios del s.XX aparece esa máxima eterna de:

2.2. Colectivización y autogestión de empresas y centros de trabajo.

Parece que todavía no se hace evidente que este punto es clave a la hora de vertebrar cualquier cambio que pretendan realizar y no necesario un proceso tan  complicado como arrebatarle a los capitalista los medios productivos. Ya las cosas no son tan complicadas y el camino hacia la autogestión empresarial solo pasa por el camino de la voluntad. El discurso de las macrocorporaciones es sustituible por el emprendimiento y la creación de empresas y entornos autónomos para sus trabajadores…. ah, bueno y esto está es lo contrario a la economía planificada, que aún hay alguno que me lo niega.

Por lo demás, coincido con Juanjo Pina en que el 15M no es un cuerpo sólido, sino pequeñas comunidades (con sus handicaps de base) y precisamente esa es la parte maś interesante de todo, el hecho de ser una red de nodos autónomos con lazos en común, una base muy interesante para un sistema confederal en el que interactuen cooperativas bajo las leyes del intercambio justo entre ellas.

Si de verdad esos jóvenes (y no tan jóvenes) universalistas quieren ver un cambio social deberíamos empezar a replantear los métodos de producción y el emprendimiento cooperativo como método real de activismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fugaces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 Responses to De preferencias va la cosa

  1. juanjopina dice:

    No me lo había leído. Y no sé si me da más miedo o más risa. ¿Que mis compis nos van a obligar a qué?

  2. juanjopina dice:

    Por otra parte, el proceso de creación de cooperativas ha empezado, pero lo veo un tanto desligado del activismo. No lo emprenden como un aspecto de su “movimiento”, lo hacen desilusionados en parte por él, o por necesidad. Pero todavía no sé decir si eso es bueno o malo.

    • pablo dice:

      😀 es un poco: venga chavales, comienza la revolución social y será… con asambleas en las que se debatirán los temas que ya os tenemos preparados. Me da que algo falla en el modelo.

      Por otro lado, yo también he observado un pequeño conato de creación de cooperativas, pero lo veo todavía muy, muy verde y generalmente se queda (en lo que yo he visto) en pequeños bancos de tiempo y alguna “solución de compromiso” para gente en paro, no como una via totalmente útil y funcional. El tiempo dirá.

  3. Creo que es hora de arrancar, pero desde donde parten es muy difícil dar el salto, construir un entorno económico viable, si no se dejan contagiar ideológicamente. Más si se pretende un fundamento cooperativo/p2p/sharing-economy que no es evidente si no tienes las claves tecnológicas y conceptuales. ¿Cómo podemos aportar ahí? Creo que por un lado con un relato (que básicamente ya está hecho y publicado) que explique la crisis sobre las escalas (lo mismo que mató al capitalismo de estado que parecen pensar como modelo ahora mata al capitalismo financiero). Por otro lado creando una escuela que sirva de referencia internacional y desde la que formar a quien quiera convertirse en «enzima», en catalizador de procesos de la nueva revolución industrial.

    Con todo, que leyeran algo tampoco vendría mal… Por cierto que eso es significativo. John Reed contaba que lo primero que le llamó la atención de la revolución rusa antes de la toma del poder por los bolcheviques eran las columnas de camiones cargados de libros: había hambre de aprender y de saber entre aquel proletariado semianalfabeto. Por contra la generación que más tiempo ha pasado adocenada en las instituciones de enseñanza del estado, lee poco, absorbe menos y muestra, año y pico después, una preocupantísima falta de referencias mínimas.

    • juanjopina dice:

      ¬¬

      Mierda.

      Cuanta razón. Con lo de que leamos, digo.

    • pablo dice:

      Al final parece que nos enquistamos donde se quedan todos los utopismos: “con una buena educación…”. Ayer me resultó curioso encontrar Free Technology Academy, que no he revisado mucho, pero de iniciativas como estas pueden salir cosas bastante interesantes.
      Realmente necesitamos una “Somewhere School of Sharing Economics (and Technology, aunque va implícito)”, e impregnar de ganas de aprender (quizá lo más dificil), pero sin hacer proselitismo, com bien me dijiste un día 😀

      • No, no lo decía en ese sentido… más bien ponía en cuestión las motivaciones quincemistas: si no leen es porque no sienten que necesiten aprender, si no sienten que necesitan aprender es porque realmente no se enfrentan a las necesidades del hacer, si no hacen es porque sólo «expresan» descontento sin asumir la responsabilidad, el placer y la liberación de construir por si mismos.

        Pero volviendo al tema, lo que quiero decir es que quien se mueva desde una ética hacker va a buscar referencias en las que aprender, empoderarse, ganar herramientas y encontrar pares. Evidentemente la red es la respuesta, pero un espacio formativo a su medida, fuera del odioso sistema educativo, puede suponerle una gran diferencia en el proceso. Y creo que a nosotros también.

        • pablo dice:

          Por eso comentaba eso de “impregnar de ganas de aprender” y no enseñar, que suena demasiado pretencioso.
          Símplemente un empujoncito del academicismo llorica a una metodología investigación-acción…

        • juanjopina dice:

          Lo de “hacer” va andando poco a poco, y les está obligando a aprender algunas cosas. Pero no sólo está ocurriendo a un ritmo exasperante… además, (simplificación al canto) como son todos de letras, de momento a la mayoría sólo se les ocurre como algo digno y “no mercantilista” cultivar patatas.

          Sólo tengo noticia (y creo que no hay una sola lista de correo que no monitorice a través de acampadamurcia), de que hay un grupo ligado al movimiento pensando en manufacturas, y está aquí en mi Denver natal. Investigaré para paliar la desesperanza, tratando de agarrarme a mi quincemismo como gato panzarriba. Si encuentro un diseñador en condiciones les peto el Facebook y los lobotomizo a base de P2P hasta que babeen procomún.

  4. Pingback: Por una «Somewhere School of Sharing Economics»

  5. Pingback: For a “Somewhere School of Sharing Economics”

  6. Pingback: Por «Somewhere School of Sharing Economics»

Los comentarios están cerrados.