Atalayas en campos vallados

No nos engañemos. La democracia es símplemente una forma de acceder al poder y es entendida, sobretodo en ambientes neoconservadores, como un medio y no como un fin.
Un contrato impuesto.
Debe ser que soy de ciencias (joder, cuánto odio esta expresión), pero lo que yo entiendo por democracia representativa es símplemente una  autorización (por parte de un grupo obligado de nacimiento a ello)  para hacer, dentro de tu mástodóntico estado, lo que has dicho que ibas a hacer, en cualqueir caso contrario, estás incumpliendo el contrato. No es tan dificil, elecciones de nuevo, nuevos planes de actuación y listo.
Pero no, la representatividad acaba siendo símplemente otorgar el poder restringido por algunas leyes. La democracia no cambia el sistema anterior, símplemente permite delimitar el cambio en quien ostenta el poder, símple y llanamente.
Más aún, impone una visión delimitada con fronteras y grupos establecidos, formas de actuar normalizadas y burocratizadas, si no, véanse las declaraciones de Cristina Cifuentes sobre Tabacalera y la no representación de algunos grupos sobre los vecinos de Lavapiés y de cómo éstos no siguen los caminos estipulados por el poder, digo, la democracia. Señora delegada de gobierno, nos gustará más o menos lo que hacen estos colectivos, pero se representan a ellos mismos, simple y llanamente, algo que su mente constituida por sociedades imaginadas y frías no parece comprender.

La lucha por la democracia, los cauces democráticos, son simplemente una lucha por el poder. Quizá deberíamos pensar cambiar la perspectiva, una perspectiva contra el poder como tal.

Nos obligan a estar en un campo vallado lleno de desconocidos y símplemente elegimos quién se sube a la atalaya (aunque los de arriba han habilitado algunos pisos intermedios).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fugaces. Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Atalayas en campos vallados

  1. Cuando uno empieza a dejar de ver el mundo a través de los dioses imaginarios fabricados por el estado o los aspirantes a crear un estado, cuando abomina del universalismo, es como si cayera un telón y todo cobrara de repente comprensibilidad y materialidad.

    Ojalá que la gente que se mueve alrededor de Tabakalera, el 15M, etc. supieran dar ese salto también. Sin duda la resistencia contra la «represión preventiva» del estado se les haría mucho más fácil si no quisieran entrar en el juego de las representaciones. Un juego, el de las legitimidades imaginadas (de género, de barrio, de clase, etc.) en el que las patentes, a las finales, las otorga en monopolio la gran máquina de control.

    • pablo dice:

      Quizá, con situaciones como las que estamos viviendo estos días empiece a caer la construcción ideológica del estado como “poder amigo”, al desaparecer las funciones amistosas que le teníamos asociadas.
      De todos modos, creo qeu en centros okupados como la Tabacalera si que se asume bastante bien la mera autorrepresentación y la asamblea como elemento que solo es capaz de representarse a si mismo y a los presentes en ese momento, de hecho, este tipo de centros sociales autogestionados suelen encajar de forma muy acertada dentro del concepto de Zona Temporalmente Autónoma, libres en el interior y sólamente hasta que son desalojados y en ese momento, “otra okupación”, es decir, las personas involucradas se conocen y se importan y buscan otro sitio donde desarrollar sus labores (cursos, ayudas a colectivos, actividades culturales…) con la mínima nostalgia al lugar dónde se realizaba sino mediante la valoración de que el verdadero poder está en las personas que se habían involucrado en el proyecto (aunque Tabaca tiene un régimen algo particular en este sentido, con apoyo del anterior ministerio de cultura).
      Sin embargo sí que es cierto que pese a esa independencia tienen ligazon con demasiados grupos universalistas, pero tiempo al tiempo que las perspectivas vayan variando y, quien sabe, quizá iniciativas como esas puedan convertirse o ser el lugar de reunión (o el entorno de díalogo semillero) para fablabs, centros de producción p2p, centros educativos distribuidos…

      Tiempo al tiempo, ha comenzado el ocaso de los ídolos

    • juanjopina dice:

      No creo que lo den. ¿Demos? ¿Den? Ya no lo tengo del todo claro.

      • pablo dice:

        Obviamente, como en todo… confiemos en que algunos lo darán.

        PD: sigo sin internet y no me he conectado desde el jueves, de ahí el retraso al contestar, perdon.

Los comentarios están cerrados.